jueves, 7 de abril de 2016

La primera vez que se me perdió uno de mis hijos

 La última vez que fui a un parque de diversiones, me llevé el susto de mi vida!

Ayer, aprovechado esta semana de vacaciones, me llevé a mis tres hijos a un parque de diversiones. El parque estaba llenísimo y aunque estoy acostumbrada a estar sola con los tres en ese tipo de sitios, esta vez mis hijos andaban más escurridizos que de costumbre y me pasó lo peor que le puede pasar a un padre: se me perdió mi hijo, no una sino dos veces!

La primera vez voltee a ver a mi hija que estaba jugando con una amiguita nueva y  para cuando regresé a ver a mi hijo...YA NO ESTABA! Me pare tranquilamente, fui a buscarlo a donde lo vi por última vez y no estaba. Nunca dejo de ver la entrada de la zona de juegos por si acaso se les ocurre salirse. Me paré cerca de la puerta sin dejar de ver a mis hijas, llamé su nombre en voz fuerte y comencé a escanear toda la zona con mis ojos. Todo eso duró un par de minutos, pero para nosotros los padres, se sienten eternos. Busqué dentro de un túnel que estaba debajo de un toboggan y ahí estaba...fiuf!

La segunda vez me distraje con mi otra hija que quería tomarme una foto, para cuando dije “cheese” y regrese la mirada hacia mi hijo....ya no estaba otra vez!!!  Ahora había más gente, mi hija la mayor estaba jugando hasta el final de los juegos y yo sólo quería dividirme en tres y encontrar a mi hijo. 
Lo busqué por todas partes, no lo encontraba y además estaba nerviosa de que mis hijas se fueran a salir también al no verme. Comencé a sentirme muy ansiosa, todos los pensamientos me venían a la mente “cómo lo voy a dejar?, ni modo que llegue a mi casa y le diga a mis esposo que no lo encontré! Qué voy a hacer si no lo encuentro? .

Decidí arriesgarme, les dije a mis hijas que no se salieran y yo me salí corriendo a buscar a mi hijo.

Para mi buena suerte, estaba justo a lado de la puerta por afuera, pegado a una fuente con los personajes de Peppa Pig. Mi Corazón estaba acelerado, lo primero que pensé fue en llamarle la atención, pero estaba tan asustada que sólo pude abrazarlo....

Cuando se trata de la seguridad de mis hijos soy una fiera. Mis antenas están siempre atentas y nunca los pierdo de vista, pero esta vez algo falló. Por primera vez pude conocer lo que miles de millones de padres sienten cuando pierden a su hijo. Esa incertidumbre de no saber dónde está, ni si está sano y salvo; con quién está y si lo están tratando bien. Fueron unos minutos pero fueron eternos y me di cuenta que nadie está exento de que esto le suceda.

Por eso quisiera proner mi granito de arena y darte estos consejos que estoy segura que te pueden servir.
  • Nunca te separes de los más pequeños. Se pueden esconder en donde menos lo imagines.
  • Platica con tus hijos sobre la posibilidad de perderse. Para eso, hagan un plan de qué hacer “en caso de...” Cuando yo llevo a mis hijos a lugares donde tengo que dejar la carreola, todos nos detenemos, vemos dónde dejo la carreola y los hago que me digan dónde está, así si no me ven se van a la carreola y si no ven la carreola les enseño donde están los miembros del staff.
  • Refuérzale a tus hijos que NUNCA te vas a ir sin ellos. Para que en caso de que no te vean, no vayan a buscarte. Si tu hijo es pequeño pero ya entiende, instrúyele que se siente en el piso y comience a gritar tu nombre y si aún así tu no llegas a buscarlo, que vaya con la primera “mamá” que traiga a un niño. Por qué una mama? Por que es menos probable que una persona que trae a un niño vaya a tener malas intensiones con otro y se va a quedar con el hasta que tu llegues.

Ojo: si no te sientes tan segura con esta técnica, puedes probarla la próxima vez que salgan a un lugar público. Así todo se hará mas real para tus hijos y sabrán que hacer antes de entrar en pánico.

  • Que tu hijo se aprenda tu numero móvil. Si es muy pequeño o aún no retiene cosas tan largas, procura escribir el número en alguna zona visible. Existen tatuajes de agua o pulseras donde los pueden traer. Yo uso stickers que les pego atrás en la espalda, en donde ellos no puedan alcanzar y quitársela.

  • Vístelos con colores brillantes. Si son niñas péinalas con un lazo de colores, así será más fácil verlos de entre la multitud. Además es menos factible que alguien se lleve a un niño que llame la atención. Si llevas una carriola, márcala con un distintivo también.
  • Tómales una foto a tus hijos recién llegando al sitio; así si se llegan a perder, tienes una foto reciente de cómo van vestidos. Es increíble cómo un padre enpanicado, puede olvidar hasta el mas mínimo detalle.


  • En caso de que pierdas a tu hijo de vista, revisa primero los lugares que puedan llamar su atención. En caso de haber una alberca o una fuente, revisa ahí primero.
  • Llama a tu hijo con voz fuerte, así la gente alrededor sabrá que se esta buscando a un niño y estará alerta y si tu hijo no está lejos, podrá escucharte.
  • Si en los primeros dos minutos no encuentras a tu hijo, ve con algún miembro de staff más cercano; casi todas las tiendas tienen un un plan en caso de que se pierda un niño. Eso moviliza instantáneamente a los empleados y revisarán puertas, baños, vestidores, pasillos, etc.
  • Llama a la policía si no encuentras a tu hijo después de 5-10 minutos. Dales la mejor descripción posible y trata de mantenerte calmada.
  • Instruye a tu hijo que no acepte nada de nadie desconocido, ni se suba al carro con nadie, ni acepte nada de nadie y hazle saber quiénes son personas de confianza.
  • Si tus hijos son los suficientemente grandes, enséñales un lugar de reunión; y si van a ir al baño por ejemplo, que vayan acompañados de algún hermano o amigo.
  • Enséñales a que si alguien un desconocido los obliga a ir con el, griten fuerte.

Recuerda, por más miedo que tengas por tu hijo, es importante mantener la calma para que así puedas pensar y actuar.

Espero estos consejos te sirvan.

M.



1 comentario:

  1. Gracias por compartir, mis hijos aún no están en edad de ir a parques pero creo muy importante todo lo que dices. Saludos

    ResponderEliminar